Logo da AGAPASM

AGAPASM

    
    

 

 


Soy una persona sordociega y - por lo general - viajo solo!

 

Conocer más de 30 países ha sido posible porque tengo mucho cuidado con la organización y la planificación. Tengo tres medios que me ayudan en la comunicación:

1. Escribo en las manos

2. Dispongo de una computadora con ampliación de pantalla

3. En mi bolso de mano, llevo papeles con información sobre

a) Mi nombre y apellido, mis datos de contacto (dirección del domicilio), y los idiomas en los que me comunico (portugués y español)

b) Los nombres de mis padres con sus números de teléfono y direcciones electrónicas

c) El destino hacia donde me dirijo, el itinerario y las aerolíneas

Es muy importante comprender que cada persona sordociega es, ante todo y sobre todo, PERSONA. Hay cosas muy específicas sobre las que debemos reflexionar al momento de empezar una viaje.

1- Cada persona sordociega se debe conocer a sí misma muy profundamente. Saber sus habilidades y sus necesidades, definir cuáles son sus requerimientos de apoyo y cómo solicitar ayuda cuando así lo requiera

2- Tener muy claro el objetivo ayuda a mantener una comunicación simplificada y ligera. Los procedimientos de un aeropuerto obligan a que nos comuniquemos de forma ágil y sencilla, no hay tiempo para largas conversaciones

3- Ser pacientes es una clave. Soy sordociego. Estoy solo. Entonces, no es posible caminar por el aeropuerto. Debo permanecer donde la persona de la Aerolínea me indique y aguardar a que la persona regrese para abordar el avión. En ocasiones son largas horas de espera pero si tenemos presente el objetivo, sonreímos y esperamos, pues estamos en camino hacia un lugar donde desarrollaremos un trabajo. Hemos de ser responsables en este tránsito

4- El que una persona sordociega se conozca a sí misma muy profundamente, ayuda a manejarse en nuevos entornos. Cuando salgo debo dar pautas u orientaciones breves y específicas a las personas de las Aerolíneas, es muy importante porque así, ellas no van a tener dudas de que, a pesar de ser sordociego, sabes dónde estás y hacia dónde deseas ir

5- Las personas de las Aerolíneas son muy, pero muy importantes para nosotros. Esta persona debe estar tranquila y nosotros ayudamos con orientaciones breves y específicas para que pueda colaborar con nosotros

6- Todos sabemos que lo peor es la inquietud y el nerviosismo. La sordoceguera inquieta a las personas, solamente nuestras buenas actitudes y acciones rompen esa inquietud para dar paso a la tranquilidad y confianza

7- Conviene tener agua en el bolso de mano

8- Nuestra atención debe centrarse en los documentos que llevamos en el bolso de mano: el pasaporte (si se viaja a otro país), o los documentos de identificación (si se trata de un vuelo interno); los pasajes; y, el registro de equipaje. A propósito de equipaje, es mejor que esté marcado de forma llamativa para que sea fácilmente identificado por las personas que nos están ayudando, yo suelo colocar una cinta de color amarillo o naranja.

En el avión

1- Conviene comunicarse con una azafata solamente. No es necesario conocer a todas las azafatas

2- Empiezo por preguntar su nombre

3- Luego le digo el mío, me presento

4- Indico a dónde voy, qué idiomas hablo e informo que conozco todos los procedimientos de seguridad

5- Solicito que me indique la ubicación del timbre para llamar a la azafata

6- Por lo general, siempre es la misma azafata que suele acercarse a ayudar. En caso de que venga otra, la primera le habrá comentado todo. Las azafatas platican entre ellas sobre las necesidades de los pasajeros

Llegando al destino

1- Siempre está una persona de las Aerolíneas aguardando en la puerta del avión

2- La azafata puede solicitar que espere

3- Al salir del avión con la persona de la Aerolínea, es saludable mantener una comunicación breve

4- Con ella y con el papel de registro de equipaje hay que ir a buscarlo

5- Luego de pagar la tasa (no todos los aeropuertos exigen esto), hay que comunicar a la persona de la Aerolínea a dónde nos dirigimos

6- Indicar si hay alguien esperando por nosotros.

Listo. ¡Estoy en el lugar donde debo estar!

Autobus: la primera actividad

1- Ustedes deben decir a la Azafata o al chofer: "Si necesito algo, yo le llamaré". ¿Comprendes? En general las personas desean ayudar pero la decisión de pedir la ayuda es nuestra.

2- Al decir: "Si necesito algo, le llamaré", significa que si no llamo es porque estoy bien. Entonces, la azafata vendrá cuando la llame y estará también tranquila realizando su trabajo, sabe que no ha de estar pendiente todo el tiempo de mi persona.

En las calles

1- A las calles, no. Salir solo por las calles únicamente si se está seguro de conocer perfectamente todo. Yo salgo solo a las calles poco, muy poco. Voy a lugares que conozco y, en general, cuando estoy en busca de una tienda que no encuentro, paro mi marcha, percibo la cercanía de una persona y le hablo: "Hola. Por favor, ¿me puede ayudar?" Generalmente, la persona se acerca, en ocasiones toca mi mano o cuerpo, entonces le digo: "Soy una persona sordociega, ¿puede llamar un policía?" En pocos minutos llega un policía, le comento mi necesidad y me acompaña a la tienda que estoy buscando.

2- Cuando salgo, siempre hay personas a quienes debo orientar. Si es necesario hay que salir a las calles.

Un ejemplo. Mi viaje hasta Mendoza!

Yo había platicado mucho con Alejandra. la coodinadora del congreso. Fue el primer paso.

Veamos el itinerario:

- Viajar de Porto Alegre hasta Buenos Aires

- Una noche en Buenos Aires

- Previamente contacté con el hotel por e-mail

- Pedí al hotel un carro, un taxi, exclusivamente para mí y pregunté cuánto dinero iba a costar

- El chofer estuvo esperando por mí en el aeropuerto

- Tenía el valor exacto aparte. Bajo ninguna circunstancia se debe manejar dinero en el interior de un taxi. Todo el dinero debe estar bien seguro

- Al llegar al hotel el chofer me ayudó para entrar

- Otra vez, una comunicación ligera con la persona del hotel. ¿Te acuerdas de mí? ¿Del e-mail?

- Me indica que a la mañana siguiente, a las 6 de la mañana, el taxi regresará para llevarme al aeropuerto

- Una señora me acompaña a la habitación

- Le solicito me ayude para conocer la habitación y el baño

- Listo. Ahora, una ducha y a descansar

- Desperté a las 5:30 para tener tiempo de bajar y realizar el pago del hotel (check out)

- Llegó el taxi y, nuevamente, rumbo al aeropuerto

- Alejandra me había dicho que una maestra estaría esperando por mí en Mendoza, me llevaría a conocer una escuela y luego iríamos al hotel

- Me dijo también que debía esperar en el hotel hasta que ella vaya a buscarme para almorzar

- Solamente con Alejandra salí a la calle

- Después de almorzar, Alejandra me dijo que aguardara en el hotel porque a la noche, ella y un colega irían a buscarme para cenar

- Estaba muy claro para Alejandra que yo necesita personas de apoyo en Mendoza. Tuve muchas personas que me apoyaron

El bastón

A todo esto, el bastón es muy importante. Las personas miran el bastón. El bastón habla y mucho al entorno. Por supuesto las personas al mirar el bastón piensan que soy ciego, no sospechan siquiera que soy sordociego pero el bastón colabora para acercase a mí.Cuando la persona está cerca tengo la oportunidade de comunicar y orientar.

En el hotel - permaneciendo algunos días

Si voy a permanecer algunos días en el hotel, la primera cosa es comunicarme con las personas de la recepción.

1- Todos deben saber que soy sordociego y cómo me comunico. Debo orientar a todos lo mínimo, especialmente, a la persona que siempre va a ayudarme.

2- Con la persona que me está ayudando debo pedir conocer dónde está el elevador, cómo llegar a la habitación y cómo regresar a la recepción. También cómo llegar al restaurante para desayunar.

3- Hay que recordar que las personas tienen turnos y cambian. En el día son unos y en la noche otros.

4- Para despertar es indispensable disponer de tecnología. Yo tengo un despertador con vibración. Si no tengo tecnología, pido una persona de la recepción que entre en mi habitación para que me toque y yo me despierte. Es recomendable que sea mujer para mujer y hombre para hombre.

5- Marcar la habitación. Los hoteles cuentan con pasillos y puertas idénticas. Cualquier descuido puede hacer que piense que estoy en un lugar cuando en verdad estoy en otro. Se puede colocar algo en el pomo de la puerta, yo suelo atar un llavero. Cuando regreso, toco el llavero y estoy seguro de que estoy en el lugar correcto.

6- En el desayuno pedir apoyo de una persona de la cocina. Yo busco siempre ser práctico, pregunto: ¿hay huevos revueltos con salsa de salchicha? La persona escribe en mi mano la respuesta: sí o no. ¿Un pan? ¿Café negro? ¿Frutas y jugo de cualquier sabor? Listo, traerá para mí.

Las familias: una lucha que va para más

Concuerdo. Mi madre y padre están siempre muy preocupados, a punto de enloquecer conmigo, pero entienden y saben que es necesario. Su apoyo más allá de los límites me impulsa a volar, ellos son mis Maestros en lo que significa el Amor Incondicional, en lo que implica salir de los propios miedos para desmantelar el miedo en los otros.

¡Abrazos y gracias!

Alex García

Persona Sordociega. Presidente de Agapasm - www.agapasm.com.br. Especialista en Educacion Especial. Vencedor II Prêmio Sentidos. Rotariano Honorário - Rotary Club de São Luiz Gonzaga-RS. Líder Internacional para el Empleo de las PcD - Professional Program on International Leadership, Employment, and Disability (I-LEAD) Mobility International USA / MIUSA. Miembro de la Federación Mundial de Sordociegos - WFDB. Columnista de la Revista Nacional de Reabilitación - Reação (Brasíl) y columnista del Portal Planeta Educación (Brasíl). Consultor Red Educativa Mundial - REDEM